Actividades


Corresponsales

Graduada de Comunicación obtiene premio internacional de poesía

Graduada de Comunicación obtiene premio internacional de poesía


“Jardín Transparente”, un jardín lleno de nostalgia, de seres mágicos y naturales, un lugar metafórico en el que se explora y se cuenta la relación entre las personas y la naturaleza. Este jardín, expresado a través de poemas y mucha tinta, lo creó Camila Peña, comunicadora, poeta, bailarina, amante de los libros y, sobre todo, soñadora.

La poeta, graduada de la Escuela de Comunicación de la Universidad del Azuay, ganó el II Premio de Poesía Hispanoamericana Francisco Ruiz Udiel, en donde cautivó a todo el jurado con su primer poemario, el cual estará disponible el primer semestre del 2021. La entrevista se centró en la inspiración detrás de esta obra y en la mujer que dio vida a un jardín nuevo y mágico.

¿Nos podrías contar un poco de qué trata Jardín Transparente?

Jardín Transparente es un poemario que explora la relación del cuerpo con los distintos elementos naturales como las flores, los pájaros, la tierra; y la tierra como tal es un lugar metafórico sobre la memoria. El poemario habla mucho sobre la nostalgia, es el sentimiento y la sensación base, la nostalgia de la infancia, la nostalgia del mundo y de los sentimientos primarios intensos, sin nada de contaminación del mundo real en el que vivimos, eso es lo que intenté crear en Jardín Transparente.

¿Quién te inspiró para convertirte en escritora?

Yo no creo que se trate mucho de quién te inspira como tal, sino es una cuestión de irse formando, es lo mismo que un médico, tiene esa vocación por la medicina, en cambio otros nacen con la vocación por las letras. Entonces yo creo que sí influenció mucho el hecho de tener una familia a la cual le gusta leer y desde niña estar relacionada con libros.

Siempre he escrito desde muy pequeña, mi mamá me compraba todos los libros infantiles que había, y yo no paraba de leer, nunca he parado de leer, me hace feliz, bueno… no sé si feliz como tal, pero es un lugar necesario para mí.

¿Cómo te hace sentir el hecho de poder expresar todos tus pensamientos y sentimientos en la escritura?

Depende mucho de la obra que quieras crear, pero si hablamos de Jardín Transparente como tal yo tuve que investigar mucho acerca de la nostalgia, porque me gusta manejarme mucho con sensaciones.

Yo quería que exista una sensación uniforme en el libro, para eso yo tenía que entender muy bien cómo es la imagen de un jardín, leí bastante sobre como se relacionan otros escritores con sus jardines como Virginia Wolf o el jardín de Monet y aprendí… fue como consultar con una bibliografía. Cuando escribes sí hay un primer impulso que está lleno de emoción, pero yo siempre digo que para mí, personalmente, ese primer impulso no sirve tanto, sí está bien, pero ese primer texto que sale se tiene que trabajar y trabajar hasta ver a dónde va y si tiene salvación.

¿Qué te motivó e impulsó a enviar tus poemas al concurso?

Yo creo que primero haber trabajado mucho en el libro es lo que digo siempre, haberme esforzado mucho en la creación de esta obra. Segundo sentir que está consolidada, que tiene un equilibrio. Y lo tercero fue enviar a algunas personas que lean, creo que es muy importante que nos digan lo que piensan los demás entonces yo envíe mi poemario a Natalia García, a Agustín Molina, a mi profesor de poesía avanzada de la Escuela de Escritores, y cada uno me dio sus observaciones, sus emociones, lo que les hacía sentir el libro como tal… y dije: hay dos personas que yo considero muy importantes y que me han ayudado tanto a crecer y el libro les hizo sentir algo, entonces tal vez es momento de lanzarlo al mundo a ver qué sucede.

Y a ti, ¿cómo te hace sentir tu poemario?

 

Me asusta, a veces me asusta un poco, pero es un lugar que es tan especial para mí, ese jardín ya es parte de mí. Le tengo tanto cariño a las distintas voces que hablan ahí, a estos seres. Yo quisiera conocer estas plantas enormes y carnívoras, quisiera ser amiga de esos lobos.

¿Cómo te sentiste cuando te enteraste que ganaste el primer premio?

Sorprendida, no pensaba que iba a ser tan rápida la resolución, yo pensé que la iban a anunciar en enero entonces estaba tranquila, además ni si quiera sabía que estaba entre los finalistas. La verdad que me siento feliz y muy agradecida que se publique mi obra, creo que es muy difícil cuando uno tiene un primer libro no sabe cómo lanzarlo al mundo editorial entonces sí, es un agradecimiento total y todo el apoyo que estoy teniendo.

¿Crees que las mujeres han cobrado fuerza en el ámbito literario?

Yo creo que las mujeres siempre han tenido fuerza en el ámbito literario, pero sus voces han sido silenciadas por ciertos sistemas. Yo siempre digo que si yo tengo una voz ahora no es porque mi obra sea una realización individual, lo mismo decía Virginia Wolf en Una Habitación Propia.

Toda obra es una realización colectiva porque otros armaron un camino muy difícil para que el día de hoy yo pueda estar hablando contigo, para que el día de hoy yo pueda publicar este libro, para que lo puedan leer. Yo creo que las autoras ecuatorianas como Mónica Ojeda, María Fernanda Ampuero, Gabriela Ponce, están teniendo el lugar que se merecen, nada más.

¿Qué consejo podrías dar a los jóvenes escritores?

Que trabajen, yo la verdad sigo siendo una joven escritora que recién está empezando entonces yo les diría que lo que a mí me sirve es intentar ser lo más organizada posible, aceptar la crítica, dejar que me lean otros, que me digan con honestidad lo que piensan y tratar de mejorar y no darme por vencida en la búsqueda de encontrar mi propia voz.



Compartir: